jueves, 17 de abril de 2014

LA MEDITERRANEIDAD BOLIVIANA AFECTA A TODA LA REGIÓN LATINOAMERICANA.



La mediterraneidad boliviana afecta a toda la región latinoamericana.  Ya son 135 años desde que Bolivia ‘cedió’ el derecho de comercializar directamente con el mundo. Ante la negativa de una secuencia de líderes chilenos, al presidente boliviano Evo Morales no le quedó más remedio que buscar las instancias internacionales para resolver el problema marítimo de su país (1).
Antes de la Guerra del Pacífico (1879-1883), Bolivia tuvo soberanía sobre las costas marítimas y era dueña de Antofagasta, Mejillones, Tocopilla, entre algunas ciudades portuarias que hoy pertenecen a Chile como resultado de un tratado de paz mezquino e impositivo.
‘…Chile ha ocupado el Litoral [provincia de Bolivia] y se ha apoderado de él con el mismo título con que Alemania anexó el imperio de Alsacia y la Lorena, con el mismo título con que los Estados Unidos de la América del Norte, han tomado Puerto Rico…’, sostuvo Abraham Koning, portavoz del gobierno chileno, antes de la firma del Tratado de Paz y la Amistad de 1904 entre los gobiernos de Bolivia y Chile (2).
Previamente el presidente chileno Domingo Santa María escribió una carta a su comando militar, demandando explícitamente no ceder ningún tipo de beneficios a Bolivia en el momento de conciliar diferencias.
‘Tenemos la puerta abierta para imponer nuestra voluntad en La Paz a fin de obligar a Bolivia que tome el camino de la razón y de la derrota, con garantías y ventajas completas a nuestro favor’ (3), señaló.
Para los bolivianos, la recuperación total del territorio perdido (120,000 km2) es ilusoria; así como también es insensata la propuesta de resignar sus aspiraciones legítimas sobre las costas del Océano Pacífico, misma que es promovida desde las esferas más conservadores del gobierno chileno.
El desarrollo económico de Chile –desde la invasión de Antofagasta en 1879 hasta hoy– está intrínsecamente relacionado con las riquezas adquiridas del subsuelo y las plataformas usurpadas de Bolivia.
El salitre y el guano, fertilizantes naturales y detonantes de la Guerra del Pacífico, lograron integrar a la economía chilena con los mercados europeos y estadounidenses. La región de Caracoles, ubicada entre Mejillones y San Pedro de Atacama, fue uno de los grandes yacimientos de plata de la región latinoamericana en su tiempo. Los depósitos de cobre descubiertos en Chuquicamata, anteriormente territorio boliviano, han sido el pulmón de la economía chilena desde su explotación a inicios del Siglo XX (4).
Por el contrario, el enclaustramiento de Bolivia no simplemente retardó a su economía sino también produjo periodos de inestabilidad social y política. Las consecuencias a mediano y largo plazo fueron el subdesarrollo y la pobreza de los bolivianos.
Una vez concluida la Guerra del Pacífico, diversos gobiernos chilenos trataron de resolver la mediterraneidad boliviana a través de la negociación. Al final, todos se desplomaron debió a la irracionalidad de las propuestas. En 1895, el gobierno chileno ofreció la transferencia de Tacna y Arica, territorios que anteriormente pertenecían a Perú. En 1950, optaron por una zona soberana boliviana al norte de Arica sin compensación territorial.  En 1975, decidieron por un intercambio territorial a cambio de una franja al norte de Arica (5).
Javier Murillo de la Rocha, ex subsecretario del Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, resume elocuentemente la inoperancia de los gobiernos chilenos: ‘Chile ha ido disminuyendo progresivamente su voluntad de alcanzar un arreglo hasta llegar a la negativa total’ (6).  En este sentido, no es de extrañar la actitud de Sebastián Piñera, quién durante su mandato presidencial, no quiso saber nada de las aspiraciones bolivianas de una salida al mar (7).
El regreso de Michelle Bachelet a la presidencia de Chile le da una pizca de esperanza a la resolución del conflicto a través del compromiso político. Sin embargo, en un mundo globalizado, donde las leyes internacionales poco a poco se convierten en el vector principal de resolución de conflictos, el pueblo boliviano confía en la objetividad y racionalidad de la Corte Internacional de Justicia para reparar más de un siglo de injusticia.
América del Sur siempre estará herida mientras su corazón (Bolivia) palpite debilitada por la falta de brisa marítima del Océano Pacífico. Bolivia necesita de una salida soberana al mar. Sus hijos e hijas la reclaman. Humberto Caspa, Ph. D., es profesor e investigador de Economics On The Move. (www.diario.mx/El_Paso)





EL CORREDOR BOLIVIANO

La República de Perú (www.larepublica.pe)
                                                 
Bolivia acaba de presentar su demanda contra Chile en la Corte Internacional de La Haya. Así, ambas naciones inician el camino que chilenos y peruanos acabamos de culminar. Ante ello, debemos considerar la posibilidad de un triunfo boliviano, y en ese caso que La Haya obligue a Chile a negociar una salida al mar.
Si se presenta esa situación, Chile ofrecería un corredor al norte de Arica. Lo ha hecho en anteriores ocasiones. La demanda boliviana se basa precisamente en esos ofrecimientos previos, sustentando que Chile lo lleva “meciendo” más de medio siglo.
Por ejemplo, Chile y Bolivia negociaron en 1950, cuando ambos países llegaron a intercambiar notas diplomáticas para concretar el corredor. Sin embargo, la iniciativa se frustró porque Chile pretendió una compensación que Bolivia rechazó.
La negociación se repitió en los años setenta. En ese entonces, los gobiernos de Chile y Bolivia eran dictaduras militares de derecha que compartían una postura anticomunista, firmemente alineada con los EEUU de la Guerra Fría. Esas coincidencias los llevaron al abrazo de Charaña, donde personalmente Pinochet y Banzer acordaron una salida. Luego, en virtud del Tratado de 1929, Chile consultó la aceptación del Perú a la propuesta de cederle a Bolivia un corredor al norte de Arica.
La cancillería peruana elaboró una contrapropuesta, pero el gobierno chileno la rechazó antes de considerarla, argumentando que al Perú le cabía asentir o rechazar,pero no podía plantear una nueva salida.
El Perú había aceptado el corredor hasta las inmediaciones de Arica. A partir de ahí, toda la zona urbana y su muelle los compartiríamos los tres países. La propuesta peruana era ingeniosa y escondía un rechazo a la idea de un corredor boliviano que separe al Perú de Chile.
Afortunadamente, nuestra contrapropuesta no fue la causa de la ruptura entre Chile y Bolivia. Al igual que en la negociación anterior, Santiago planteó una compensación y La Paz no estaba dispuesta a aceptar. Como consecuencia, Bolivia rompió relaciones diplomáticas con Chile a nivel de embajadores y no se han restablecido hasta el día de hoy.
Pasados los años, sobreviven dificultades. En primer lugar, la tradicional razón histórica. Durante sesenta años, el Perú no tuvo frontera con Chile, por la presencia de Bolivia, desde la independencia hasta la Guerra del Pacífico. En ese lapso hubo dos guerras internacionales; ambas libradas en y perdidas por el Perú. Mientras que, desde entonces y por 140 años, hemos sido limítrofes con Chile y no hemos tenido ninguna guerra.
Por otro lado, la elevada volatilidad de la política boliviana hace temer por su control de una franja de terreno tan delgada e interpuesta entre Chile y el Perú. En tiempo de narcotráfico, contrabando y otros negocios ilegales, una triple frontera puede ser muy complicada.
Asimismo, Tacna y Arica constituyen una unidad geoeconómica, ahora mismo dividida en dos países. No obstante, en los últimos años han acentuado su interconexión. Esa dinámica, tan trabajosamente lograda por las sociedades locales, ¿se pondría en riesgo por la presencia de un tercer Estado en la zona?
Por ello, el Perú nunca ha visto con entusiasmo la propuesta de un corredor para Bolivia al norte de Arica. En voz baja se recomienda otra opción, por ejemplo un puerto para Bolivia al sur de Arica, con soberanía altiplánica, pero tipo enclave, sin continuidad territorial.
Lo mejor para el Perú sería tener voz en este asunto. Pero, la postura tradicional sostiene que es un asunto bilateral entre Chile y Bolivia y que el Perú solo intervendrá si llegan a un acuerdo. Esta posición es cómoda, pero bloquea la iniciativa en un terreno donde están en juego importantes intereses nacionales.
Al Perú sí le conviene que Bolivia salga al mar, para que se estabilice una frontera que lo involucra. Nuestra mejor opción es una salida al sur de Arica, sin romper la vecindad entre Chile y el Perú, que la historia muestra como garantía de la paz internacional.





BOLIVIA, CON LA MIRADA EN EL MAR

El Espectador de Colombia (www.elespectador.com)

Esta semana, Evo Morales, presidente boliviano, entregó a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) los argumentos de la demanda que su país presentó contra Chile para intentar recuperar la salida de Bolivia al mar. La acción legal fue instaurada oficialmente el 24 de abril de 2013 y es, quizá, la última jugada de Bolivia para abrir de nuevo la ansiada salida al Pacífico que el país perdió en una guerra contra Chile en 1879.
La salida al mar de Bolivia ha sido, históricamente, uno de los mayores puntos de tensión entre ambos países que, hasta hoy, no tienen relaciones diplomáticas completamente establecidas (en cada territorio no hay embajadores, sino cónsules generales, por ejemplo).
Desde hace varios años, Bolivia reclama no una devolución del territorio perdido en la guerra, sino una especie de corredor que le permita tener acceso a las costas del Pacífico. La propuesta ha sido, a su vez, una piedra en el zapato para los gobiernos chilenos, que defienden los límites territoriales actuales amparándose en un tratado firmado entre ambos países en 1904 titulado, no sin cierta ironía, Tratado de Paz y Amistad.
En 2006, Michelle Bachelet (quien cumplía su primer periodo como presidenta de Chile) admitió la reclamación marítima de Bolivia como parte de una agenda de diálogo entre los dos países, que suprimieron sus relaciones diplomáticas en 1962 (aunque hubo un espacio, entre 1975 y 1978, de inusual actividad en este campo entre las dos partes).
En la entrega de los argumentos de la demanda, un documento llamado memoria, Morales estuvo acompañado del expresidente boliviano Eduardo Rodríguez, quien es el agente de Bolivia ante la CIJ. “No puede seguir esta injusticia de tantos años. El pueblo boliviano y el mundo entero están convencidos de que hubo injusticia el año 1879. Nuestros antepasados sufrieron una invasión por intereses externos y por grupos oligárquicos de la hermana y vecina república de Chile”, aseguró el mandatario.
En Chile, varias voces se han levantado contra la demanda boliviana, incluyendo algunas que señalan que la CIJ no tendría competencia para definir una frontera que fue establecida mediante un tratado anterior al reconocimiento de la jurisdicción del alto tribunal, que en buena parte quedó cimentado mediante el Pacto de Bogotá, suscrito en 1948.
La demanda boliviana ante la CIJ, que no se basa en el tratado de 1904, pretende que la Corte obligue a Chile a negociar una salida “plenamente soberana” al Pacífico para Bolivia.
En la guerra de 1879, y el posterior tratado de 1904, Bolivia perdió la provincia del Litoral y con ella su salida al mar: 400 kilómetros de costa y más de 100 mil kilómetros cuadrados de territorio que pasaron a manos chilenas como resultado de una confrontación militar que no sólo involucró a estos dos países, sino también a Perú.
El conflicto, que se sostuvo entre 1879 y 1883, arrancó por una disputa territorial sobre el desierto de Atacama, que a su vez estaba basada en los difusos límites territoriales trazados durante la época colonial. Esto, más los intereses comerciales en la región, hicieron estallar la confrontación militar que, para algunos, es conocida como la Guerra del Guano.
Al final, Chile ganó la guerra: Perú salió del conflicto en 1883 y Bolivia terminó por firmar una tregua al año siguiente.
La costa pacífica es quizá una de las nostalgias más profundamente arraigadas en Bolivia, un país que celebra cada 23 de marzo el Día del Mar para recordar la pérdida de la provincia del Litoral y elige a la reina de una provincia que no posee (la reina del Litoral), además de tener estacionada en el Lago Titicaca una armada que ansía, como el resto del país, algún día llegar al mar.





EL MAR PARA BOLIVIA Y SU DERECHO HISTÓRICO
                                                                                          
Poco más de 135 años después de que las tropas chilenas invadieran el litoral boliviano y le amputaran su salida al Pacífico, y tras el constante ninguneo a los pedidos de diálogo, Evo Morales presentó este martes la memoria jurídica -una suerte de alegatos- de la demanda marítima a Chile ante la Corte de La Haya.

ALAINET org de Argentina (www.alainet.org/active)
                                                            
Fue la primera vez que un jefe de Estado acude personalmente a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para ese tipo de trámite. “El mar para los bolivianos es irrenunciable, Bolivia jamás se quedará en paz hasta que no se resuelva este tema”, aseguró Morales en la posterior conferencia de prensa, ratificando el significado histórico del reclamo, sin dudas una de sus principales banderas.
El documento presentado, de más de 200 páginas, contiene los argumentos jurídicos, morales e históricos de la demanda interpuesta el 24 de abril de 2013, en la que Bolivia exige su “derecho originario y legítimo” a recuperar la soberanía marítima y solicita a la CIJ “que declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe un acuerdo pronto y efectivo”. Ahora el gobierno chileno tiene dos opciones: pedir la incompetencia de la CIJ en los próximos 90 días o preparar una contramemoria hasta el 18 de febrero de 2015.
Crónica de un saqueo
El descubrimiento de yacimientos de salitre en el desierto de Atacama había despertado la voracidad de las compañías chilenas y sus aliados británicos. Así es que el 14 de febrero de 1879, la Marina de Guerra chilena ocupa el puerto boliviano de Antofagasta y da inicio a la denominada “Guerra del Pacífico”, sin previa declaratoria de guerra y contra una nación desprevenida.
En lógica desigualdad de condiciones, y con la cooperación de las tropas peruanas, le termina arrebatando 120 mil km2 de territorio y 400 km de costa. Bolivia pierde así el Departamento del Litoral, sus puertos y queda huérfano de mar. Bajo presión, se firma en 1904 el “Tratado de Paz y Amistad”, principal argumento chileno para desacreditar el reclamo.
En el siglo XX hubo tres intentos de conciliación. El primero impulsado por Salvador Allende y abortado por el golpe de Estado de 1973; el segundo –paradójicamente-, propuesto por el dictador Augusto Pinochet pero que tampoco prosperó por una cláusula de consulta a Perú; y el tercero en 2010, durante el primer mandato de Michelle Bachelet, en una agenda de diálogo de 13 puntos que incluía la demanda marítima, iniciativa que cayó en saco roto durante el gobierno de Sebastián Piñera.
Ante el ninguneo de Piñera, en marzo de 2011 Morales anunció la decisión de acudir a organismos internacionales y creó la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima. En abril del año pasado, designó al ex-mandatario Eduardo Rodríguez Veltzé como agente ante La Haya y se presentó la demanda formal.
El dilema de Bachelet
Obviamente, no era el día indicado para explayarse sobre el tema debido a la catástrofe que atraviesa Chile en medio del incendio que dejó 15 muertos y unos 11 mil evacuados en Valparaíso. Sin embargo, la presidenta chilena se refirió brevemente ayer a la demanda boliviana. "Nosotros respetamos los tratados internacionales, ése es un tema clarito", declaró Michelle Bachelet y aseguró que espera conocer en detalle el contenido de la memoria boliviana antes de hacer pública su postura oficial.
El canciller chileno, Heraldo Muñoz, también ratificó que no se adelantarán pronunciamientos sobre cuestiones de fondo pero no ahorró calificativos para con la iniciativa boliviana: "Esta acción convoca a nuestro país a asumir con la mayor unidad, convicción y serena sobriedad una demanda artificiosa, que carece de fundamento jurídico, y que revierte un proceso de diálogo constructivo y de generación de confianzas mutuas que Chile ha privilegiado, con total respeto al derecho internacional”.
Cabe recordar que hace un mes Bachelet descartó retomar el diálogo sobre la demanda marítima, al sostener que “si el gobierno boliviano estimó que debía llevar el tema a La Haya, ése será el lugar para verlo”.
La pelota queda ahora en campo chileno. Bachelet tendrá que decidir entre los intereses empresariales o una mirada hacia los actuales procesos de integración regional que le haga honor a las palabras de Allende, cuando dijo: “Caminaremos juntos en la gran tarea histórica de América Latina. Ha llegado la hora de la gran reparación de una injusticia cometida contra Bolivia: Chile tiene una centenaria deuda con Bolivia y estamos dispuestos a emprender una solución histórica”.





JUEZ AD HOC DE BOLIVIA EN LA HAYA FUE CONDECORADO POR CHILE

Evo Morales designó al abogado francés Yves Daudet, secretario general de la Academia Internacional de La Haya.

La Tercera de Chile (www.latercera.com)
                                 
El gobierno del Presidente Evo Morales nombró al experto en derecho internacional y actual secretario general de la Academia de Derecho Internacional de La Haya, el abogado francés Yves Daudet, como juez ad hoc de Bolivia en la Corte Internacional de Justicia para que participe en las audiencias y deliberaciones de la demanda contra de Chile.
La designación se produjo a fines del 2013 y fue notificada por la secretaría de la corte al agente chileno en el caso, Felipe Bulnes Serrano, tan sólo una semana después de que se materializara. Sin embargo, hasta ahora, el nombramiento del juez ad hoc boliviano era desconocido por la opinión pública.
Chile, en cambio, no ha designado aún a la persona que se integrará al tribunal con las mismas atribuciones y obligaciones de los 15 jueces permanentes de la corte. De acuerdo con el estatuto del tribunal, hay plazo para hacerlo hasta el 18 de febrero de 2015, fecha en que está prevista la entrega de la contramemoria chilena. 
Según ex ministros del gobierno de Sebastián Piñera, el nombramiento de Daudet como juez ad hoc de Bolivia se conoció poco antes de la elecciones presidenciales, por lo que decidieron que lo más conveniente era dejar a las nuevas autoridades la selección del juez ad hoc de Chile.
EXPERIENCIA COMO JUEZ
Profesor emérito de Derecho Internacional Público de la Universidad de París  Pentheon Sorbonne, el abogado Yves Daudet es desde el 2005 el responsable de la marcha de la Academia de Derecho Internacional  de La Haya, cuya sede está a un costado del Palacio de La Paz, el mismo edificio donde sesiona el tribunal internacional. De hecho, el directorio de la Academia, que preside el ex secretario general de la ONU Boutros Boutros-Ghali, está integrado por los jueces de la CIJ Peter Tomka, Antonio Trincado y  Xue Hanquin, quienes son también profesores de la Academia.
Daudet tiene una estrecha relación profesional y de amistad con los actuales magistrados de la corte y posee experiencia como juez ad hoc. Entre 2010 y el 2013 se desempeñó en la corte como juez ad hoc por Burkina Faso en el litigio interpuesto por Níger para delimitar la frontera entre los dos países africanos. El pleito se resolvió a  fines del 2013 y fue definido como  un fallo “salomónico”. 
CONDECORADO
El prestigio como experto en derecho internacional del profesor Daudet le valió el reconocimiento de Chile.
El 13 de julio de 2012, en medio del juicio en la corte de La Haya por la demanda marítima interpuesta por Perú en contra de Chile, el gobierno chileno condecoró  al abogado Yves Daudet con Gran Cruz de la Orden de Bernardo O’Higgins. A la ceremonia, que se efectuó en la embajada de Chile en Holanda, asistieron, entre otros, el presidente y el vicepresidente de la CIJ, jueces Peter Tomka y Bernardo Sepúlveda-Amor, respectivamente. En esa ocasión Daudet también fue acompañado por la ex presidenta del tribunal internacional de La Haya, Rosalyn Higgins, y por el actual presidente de la Corte Penal Internacional, el juez Sang-Hyung Song.
“Profesor Daudet, Chile lo reconoce como un gran impulsor del derecho internacional. (...) Con su servicio y dedicación al derecho internacional ha honrado, no sólo a su país, sino a todas las naciones que creen firmemente en el respeto al pilar del derecho internacional como forma de contribuir a la paz mundial, el progreso, la democracia, el respeto a los derechos humanos, la estabilidad y a un mejor entendimiento y amistad entre las naciones”, dijo entonces el embajador de Chile en La Haya, Juan Martabit al entregarle la condecoración.





EX CANCILLER MORENO CRITICA TESIS DE BOLIVIA: NUNCA HEMOS ESCUCHADO QUE VAYAN A CUMPLIR EL RESULTADO

Radio Bio Bio de Chile (www.biobiochile.cl)

El ex ministro de Relaciones Exteriores Alfredo Moreno calificó como un absolutamente distinto el diferendo que mantiene actualmente Chile con Bolivia en La Haya, respecto al sostenido con Perú. El ex diplomático aseguró que los argumentos del país altiplánico son opuestos al trámite histórico por una salida al mar.
De visita en Osorno para participar de la inauguración del año académico de la Universidad Santo Tomás, el otrora canciller del anterior gobierno de Sebastián Piñera explicó que la postura boliviana se funda en la presunción de que Chile habría tomado algún compromiso en años anteriores por una salida al mar, principalmente el acuerdo de Charaña, el cual -según sostuvo- fue desechado por el propio gobierno del país altiplánico.
Por lo mismo es que enfatizó en que el diferendo con Bolivia es totalmente distinto al sostenido con Perú, el cual se basaba en límites marítimos establecidos. Sin embargo, sostuvo que la posición boliviana que busca obligar a Chile a través de la Corte Internacional de Justicia a negociar una salida soberana al mar, no constituye derecho.
Respecto al argumento boliviano sobre los supuestos compromisos para negociar una salida al mar que habrían sido planteados por Chile, el ex jefe de la diplomacia chilena enfatizó en que se trata de una tesis curiosa, puesto que “ni los chilenos, ni los bolivianos lo sabían”.
Según Moreno, la historia de las relaciones con Bolivia están zanjadas desde el año 1904 a través de tratados que datan por más de 100 años, firmados por el gobierno y el parlamento boliviano, por lo que a su juicio la frontera entre ambos países está completamente clara.
“Siempre ha habido esa ambivalencia en el gobierno del presidente Morales (…) en esta oportunidad acuden a la Corte (La Haya) pero nunca uno les escucha que el resultado lo van a cumplir”, sentenció.
De hecho, recordó que Bolivia ya recurrió a tribunales internacionales en años anteriores, los cuales ratificaron la postura chilena.
Moreno finalizó diciendo que la postura chilena al respecto es absolutamente clara, aunque reconoció que cualquier cosa puede pasar al estar el debate en una corte internacional, con una reconocida tendencia a fallos salomónicos.
El presidente boliviano, Evo Morales, presentó el martes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya los documentos de la querella planteada por su país contra Chile para obtener una salida soberana al Pacífico.
Santiago rechaza la demanda boliviana y sostiene que el conflicto fronterizo se zanjó con un Tratado de Paz y Amistad de 1904, por el cual ha facilitado el uso comercial de puertos chilenos por parte de Bolivia, pero sin traspaso de soberanía.
Bolivia había demandado a Chile ante la CIJ el 24 de abril de 2013, buscando un fallo que obligue a Santiago a entablar negociaciones. Los dos países carecen de relaciones diplomáticas desde 1978.





MORALES: “BOLIVIA NO ESTÁ SOLA, VA COMO UN PAÍS PACIFISTA A LA HAYA CON APOYO DE TODA AMÉRICA”
                                                                                               
El mandatario aseguró que Bolivia no podía seguir esperando reuniones y más reuniones bilaterales multilaterales resolución de la OEA por lo que el Ejecutivo tomó la determinación de presentar la demanda marítima contra Chile.

ICN Diario de Argentina (www.icndiario.com)
                                             
El Presidente de Bolivia, Evo Morales aseguró que su país concurre al Tribunal Internacional de La Haya para demandar a Chile por una salida soberana al océano Pacífico con el apoyo de toda América, situación que está argumentada en diversos documentos hechos en eventos internacionales.
“Bolivia no está sola sino va como un país pacifista a La Haya con apoyo de toda América eso expresan documentos de eventos internacionales”, dijo en conferencia de prensa dictada en Palacio de Gobierno, en declaraciones difundidas por la web presidencial y la estatal de prensa ABI.
Las declaraciones las realizó el jefe de Estado a un día de presentar oficialmente ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya la memoria histórica-jurídica de la demanda marítima instaurada por el país altiplánico contra Chile, iniciativa que persigue como principal objetivo argumentar jurídica y legalmente su derecho a una salida soberana al océano Pacífico por territorios que pertenecen en la actualidad al país austral.
En este sentido el mandatario aseguró que Bolivia no podía seguir esperando reuniones y más reuniones bilaterales, multilaterales, resolución de la OEA, por lo que el Ejecutivo tomó la determinación de presentar esta demanda marítima.
Ante esto Morales aseguró que diferentes organizaciones sociales se Chile y de países de la región expresaron su solidaridad con la postura boliviana por una salida soberana al océano Pacífico, ya que es necesario que se haga “justicia” y se impulse la integración regional.
Por otra parte jefe de Estado expresó su deseo de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya repare el daño histórico que se le ha hecho a Bolivia tras la guerra del Pacífico en el siglo XIX, cuando el país altiplánico perdió 120.000 km2 y 400 km de costa, extensión territorial que reclama a Chile.





PRESIDENTE DE BOLIVIA CALIFICA DE PERDEDORES A QUIENES EN CHILE RECHAZAN COMPETENCIA DE LA HAYA

El Economista de Chile (www.eleconomistaamerica.cl)
                                      
El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de Chile, Jorge Tarud, pidió esta semana a la mandataria Michelle Bachelet invocar la incompetencia del tribunal respecto a la demanda boliviana.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que quienes piden en Chile invocar la incompetencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para tratar la demanda boliviana por una salida al mar "se sienten ya perdedores".
"Puedo entender eso (como) que tal vez se sienten ya perdedores (...) La Corte dirá si es su competencia o no es su competencia", dijo Morales en una rueda de prensa en La Paz.
"Cualquiera puede imaginarse: si yo presiento que voy a perder entonces prefiero, más bien, que (sobre) cualquier institución que tiene que juzgar se insista o se reclame la incompetencia", sostuvo el presidente Morales.
Sobre las palabras del ministro chileno de Exteriores, Heraldo Muñoz, que calificó la demanda boliviana como "artificiosa" y sin fundamento jurídico, Morales señaló que entiende esa reacción de rechazo porque es lo que hacen los que son demandados.
Consideró que si la demanda fuera contra Bolivia, la primera reacción sería similar a las de las autoridades chilenas porque nadie acepta ser demandando ni nunca hablará bien de una demanda en su contra.
Petición de La Paz
Bolivia pidió en abril de 2013 a la CIJ un fallo que obligue a Chile a negociar de buena fe y en firme una solución a su petición de salida al mar, tras más de 100 años de diálogo sin resultados.
Morales defendió que en las conversaciones, las autoridades chilenas han reconocido verbalmente o por escrito los derechos de Bolivia de reclamar una restitución de su salida al Pacífico.
Bolivia perdió en la Guerra del Pacífico ante tropas chilenas 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.
El mandatario también anunció que continúan las consultas para designar a un embajador itinerante que explique la demanda boliviana en el mundo y que analiza reforzar la embajada en Perú, país que apoyó a Bolivia en la guerra del Pacífico y también perdió territorio.





“PUEDE QUE LOS JUECES ENCUENTREN NOVEDOSO EL ARGUMENTO BOLIVIANO”

El parlamentario advierte que “Chile habló mucho de entregarle salida al mar en su historia, sin entregársela”.

El Diario Financiero de Chile (www.df.cl/noticias)
                                                                                           
Hace un año, cuando Bolivia presentó su demanda a Chile ante la Corte Internacional de La Haya, el Partido Comunista (PC) reafirmó su postura favorable a una salida al Océano Pacífico para el país vecino. De hecho, el presidente del PC, Guillermo Teillier, afirmó que “Bolivia debe tener una salida al mar”. El diputado miembro de la comisión de Relaciones Exteriores se ausentó el año pasado cuando el ex mandatario, Sebastián Piñera, convocó a todos los presidentes de partido para analizar la demanda de Evo Morales. Sin embargo, hoy, con su partido formando parte del pacto de la Nueva Mayoría, ha reconocido, en privado, que seguirá la postura de gobierno.
-¿Qué le parecen los argumentos bolivianos?
-Lo mejor era el conversar, pero con (Sebastián) Piñera se acabó el diálogo y ahora se nos encerró en un juicio. Cualquiera que gane o pierda, esto no se terminará. Va a debilitar, a lo mejor, las posiciones de Bolivia, ahora si llega a ser favorable para Bolivia, que es algo posible, Chile se vería obligado a ver una salida.
-¿Por qué podría ser favorable para Bolivia?
-Puede que los jueces encuentren novedoso el argumento boliviano, y que argumenten que Chile habló mucho de entregarle salida al mar en su historia, sin entregársela.
-¿Es diferente esta demanda a la que vivimos hace poco con Perú?
-Son fallos totalmente distintos.Con Bolivia están absolutamente demarcados los límites.
-¿Se puede mantener el diálogo con una demanda en La Haya, es favorable a la tesis de las cuerdas separadas?
-Todo lo que sea diálogo ayuda. En La Haya hay que enfrentar lo que siga como política de Estado y seguir una sola línea al respecto.





FELIPE BULNES ENTREGA ESTE JUEVES A BACHELET MEMORIA DE BOLIVIA PRESENTADA EN LA HAYA

El agente chileno en la demanda marítima del país altiplánico, acudirá a La Moneda junto al canciller Heraldo Muñoz.

El Mercurio de Chile (www.emol.com/noticias)
                                        
A las 11:15 horas de este jueves, el agente chileno ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en la demanda marítima interpuesta por Bolivia, Felipe Bulnes, entregará a la Presidenta Michelle Bachelet la memoria presentada por el país altiplánico ante el tribunal.
El itinerario del ex embajador en Estados Unidos comenzará primero con una visita al ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, a quien le entregará la primera copia de la memoria presentada el pasado martes por el Presidente Evo Morales. Luego, ambos se dirigirán a La Moneda para reunirse con la Mandataria chilena.
Tras la entrega, el equipo jurídico chileno encabezado por Bulnes y el coagente Claudio Grossman iniciarán el análisis de los argumentos expuestos por Bolivia, según informó El Mercurio.
Por su parte, el ministro Muñoz sostendrá reuniones con la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados y con el consejo de ex cancilleres, los días lunes 21 y miércoles 23 de abril, respectivamente, agregó el matutino.
En el análisis, la defensa chilena deberá decidir si presenta o no excepciones preliminares para impugnar la competencia del tribunal internacional, para lo cual hay un plazo de tres meses.
Esta excepción deberá ser presentada por escrito ante la CIJ, la que luego remitirá el documento al equipo boliviano para que elabore su respuesta. Luego, se da pie a la realización de alegatos orales en torno a lo que podría presentar Chile.
En caso de que el equipo encabezado por Bulnes decida no impugnar la competencia de la Corte, nuestro país tiene plazo hasta el 18 de febrero de 2015 para entregar una contramemoria.  





CONFLICTOS LIMÍTROFES PONEN TRABAS A LA INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA
                                                                         
Parte del continente es líder en cuanto a llevar acciones para fortalecer lazos entre sus naciones, pero, paradójicamente, la región es protagonista de 14 disputas territoriales.

El Tiempo de Venezuela (www.eltiempo.com.ve/mundo)
                                
De al menos 200 años datan las disputas por territorios fronterizos más antiguas en países de América Latina, dicen voces especializadas. Una de ellas es la protagonizada por Venezuela y la República de Guyana, que se enzarzaron en una competencia binacional cuando aún, la ahora nación independiente, era colonia británica.
Hoy en día, a estos conflictos limítrofes se suma una parte importante de los países que conforman la zona, algunos de ellos con más de un problema que resolver en sus folios diplomáticos.
Esa circunstancia poco favorecedora para la cooperación latinoamericana crea tensiones en los encuentros multilaterales regionales y no contribuye a la buena marcha de los entes a los que pertenecen los países enfrentados.
Resulta aún más contradictoria su continuidad cuando en los últimos años se han creado nuevos organismos, como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) o la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba).
La internacionalista Beatriz de Majo afirma que resulta paradójico que en una región donde se han llevado a cabo esfuerzos tan importantes en materia de integración, se mantengan poco más de una decena de conflictos limítrofes, tanto dentro como fuera de los tribunales internacionales.
“Siete de los 14 casos de diferencias limítrofes que se han presentado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya son latinoamericanos. Y está claro que ninguno de ellos se va a solventar a través de la vía diplomática, ya que han acudido a las instancias internacionales precisamente por la incapacidad de producir acuerdos aceptables para las dos partes”.
Obediencia 
A su juicio, la falta de compromiso es una evidencia de la prevalencia de los intereses particulares ante un futuro de mayor cooperación en la zona. 
Uno de los ejemplos de más notoriedad es el que enfrenta a Colombia y Nicaragua y cuyas conclusiones dejaron inconforme a la nación neogranadina.
Según el documento de la CIJ, la discusión se daba en base de una disparidad de opiniones en cuanto a dónde se ubicaba la frontera marítima entre ambos países en el Mar Caribe y la soberanía de las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Los territorios insulares quedaron en posesión de Colombia, pero el área marítima en su mayoría fue asignada a Nicaragua, lo que cambió considerablemente el mapa colombiano.
A esta solución se niega el gobierno de Bogotá, postura que de mantenerse podría acarrearle sanciones diplomáticas y la pérdida destacable de su credibilidad a nivel global, lo que afecta acuerdos políticos y comerciales.
Esto, en opinión del profesor de la Universidad Central de Venezuela y experto en relaciones internacionales, Félix Arellano, quien afirma que el tema -con todo y su virulencia- seguramente “no pasará a mayores”.
“Es una posición irresponsable por parte del Gobierno, que podría sugerir expansionismo y militarismo, pero considero que seguramente tras las nuevas elecciones, a realizarse en mayo, ese será el tema prioritario a resolver”.
De Majo no desestima la importancia para una nación de ver cuestionada su credibilidad, pero llama la atención la impotencia de las organizaciones multilaterales para hacer acatar los fallos de la corte.
“El cumplimento de los compromisos internacionales de los Estados debería ser un compromiso que al ser transgredido traiga como consecuencia sanciones. Sin embargo, en ningún caso se prevé que estas sean aplicadas. Este es uno de los grandes escollos a vencer por parte de la comunidad de naciones. Por eso las instituciones multilaterales son débiles e inoperantes”.
No obstante, una de las sentencias más recientes emitidas por la corte para Latinoamérica ha servido de precedente único. El caso Chile-Perú, y la disputa sobre una salida al mar solicitada desde Lima, obligó al país austral a entregar parte de sus aguas territoriales frente a la ciudad norteña de Arica.
El punto destacable es la disposición chilena de cumplimiento, algo que según De Majo debería ser replicable a todas las situaciones de esta índole presentes en la región y, que de seguro, servirá de marco de referencia positivo para solventar a través de “una solución práctica” el conflicto que enlaza a Bolivia con la nación presidida por Michelle Bachelet.
Nuevas variables
Arellano asegura que en los casos en los cuales se dirimen diferencias basadas en territorios marítimos o fluviales, se ofrecen más recursos de negociación a las partes involucradas que en las situaciones donde los kilómetros en conflicto son terrestres.
“Cuando hablamos de áreas marinas y submarinas ha habido una evolución jurídica enorme a través del Tratado del Derecho del Mar. Quedan a disposición muchos más elementos para encontrar fórmulas de negociación. Sin embargo, en el territorio no hay acuerdos pre escritos”.
Esta suerte de “orfandad” legal obliga a encontrar fórmulas conciliadoras que complazcan a las partes, pero eso no siempre es posible. Un ejemplo es el caso de Las Malvinas, el conflicto limítrofe de mayor importancia vivido en Latinoamérica, calificación en la que coinciden Arellano y De Majo.
Argentina y Reino Unido intentaron transar por la vía diplomática en una solución para ambos, antes y después de caer en guerra, sin éxito.
Tras la toma británica en 1833, hoy en día aún Argentina insiste en recuperar un territorio que, en opinión de Arellano, es cultural, histórica y políticamente inglés; y que coincide en dificultad de solución con los casos de Belice-Guatemala y Guyana-Venezuela.
“Cuando se trata de territorios que llevan tantos años efectivamente en manos de otro Estado, lograr un acuerdo es casi impensable”.
Para De Majo, “el territorio es un elemento muy preponderante de la soberanía de las naciones y por ello nunca están dispuestas a ceder lo que consideran que les pertenece por derecho y con argumentos sumamente contundentes. Por eso pueden batallar por pedazos de terreno durante décadas o siglos, debido a que hay elementos de honor involucrados”.
A su juicio, la solución de los reclamos territoriales debe dejar a las dos partes satisfechas y esa es una de las razones por las cuales las deliberaciones de los órganos internacionales toman tanto tiempo y, a veces, no consiguen llegar a término.
Diplomacia
Junto con el conflicto de Las Malvinas, otros de los que se encuentran estancados en busca de salidas diplomáticas son los de Brasil-Uruguay, Bolivia-Brasil, Colombia-Venezuela, Guyana-Venezuela y Belice-Guatemala.
¿Quién juzga?
La Corte Internacional de Justicia de La Haya es el único organismo con potestad legal para discutir y emitir sentencia sobre un conflicto territorial entre naciones. Los casos pueden ser presentados bilateral o unilateralmente y los países miembros de organizaciones internacionales están en la obligación moral de acatar los fallos emitidos, para conservar su credibilidad.
Las Malvinas
98% de los ciudadanos de Las Malvinas votaron para continuar como colonia británica en un plebiscito sin precedentes que se llevó a cabo en marzo de 2013. Esta circunstancia dejó en malos términos la lucha argentina por recuperar este territorio insular y puso en discusión nuevas variables.
Mediación
Organismos multilaterales como la OEA o la ONU establecen medidas di- plomáticas de presión sobre naciones en conflicto, aunque su intervención suele darse una vez que se escuchan “tambores de guerra”. La mediación, que promueve y arbitra conversaciones de paz, sirvió en el conflicto del Beagle (en 1978, entre Chile y Argentina) gracias a una intermediación de Juan Pablo II.





LA EXPERIENCIA DE BOLIVIA

LAS MUJERES CONSTRUYEN LA PAZ

El Peruano (www.elperuano.pe)

La pobreza para las mujeres árabes y sudamericanas es uno de los principales factores que agravan e impiden una vida con dignidad. Es el principal mensaje del Foro ASPA 2014, ‘Mujeres líderes transformando al mundo’.
Una breve entrevista con Silvia Lazarte, política y dirigente campesina boliviana, militante del Movimiento Al Socialismo (MAS), presidenta de la Asamblea Constituyente que aprobó la vigente Carta Magna, explica el proceso político de su país. 
En Bolivia, la organización de las mujeres en sindicatos y la persistencia para reivindicar sus derechos unidos a la voluntad política del actual gobierno permitieron la promulgación de leyes nacionales que garantizan la participación igualitaria de las mujeres y los hombres en todos los sectores de la política nacional, regional y local.
La participación política de la mujer se considera necesaria en diversas naciones de Sudamérica y los países árabes, por lo que se promueven normas que garantizan cuotas del 30% de participación para las mujeres en los puestos políticos y públicos, aunque defiende la equidad de género. En Bolivia esta cuota está siendo superada.
En el ámbito local, explica los avances en salud y educación, porque las mujeres cuando tenían un hijo no recibían ninguna ayuda, ahora tienen un bono. Los  niños gozan de su bono para estudiar y los abuelos también. En educación, los profesores trabajan más y mejor para enseñar. Se están mejorando la ingeniería, los idiomas regionales. Las universidades son autónomas, representativas y participativas. Los campesinos no tenían el derecho de estudiar. Con el sistema del Túpac Catari, la educación va mejorando con lindas canchas deportivas, centros de salud, educación básica.
No cree que haya un retroceso en Bolivia, porque los cambios están contemplados en la Constitución, salvo que exista otra Carta Magna. Para hacer eso habría que pasar por encima de todo el pueblo de bolivianos y bolivianas. Por primera vez la Constitución ha sido aprobada  por el pueblo, con el voto de personas desde los 18 años de edad. Es muy difícil que el Parlamento pueda revertir, cambiar estas decisiones populares.
La verdad es que en Bolivia el mismo pueblo conduce el país con el presidente Morales a la cabeza.
Es un hecho que algunos no aceptan. Reconoce que  existen errores de ciertos sectores. Hay todavía intereses y enemigos  internos  que se visten de lobos. Ya hemos dado pasos importantes, concluye su mensaje.  





El conflicto por la demarcación de los límites en Abra de Santa Cruz

EL INTENDENTE NEGÓ HABER PEDIDO LA INSTALACIÓN DEL HITO
                                                                                                                      
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había asegurado que se colocó “a pedido de las autoridades argentinas de la zona”.

El Tribuno de Argentina (www.eltribuno.info/salta)
                                                                
El intendente de Santa Victoria Oeste, Cástulo Yanque, negó haber pedido la instalación del hito que dejó a 17 familias salteñas viviendo en Bolivia desde noviembre de 2013. Eso es lo que había informado el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, en su última respuesta a los 257 diputados nacionales en el Congreso de la Nación. Sin embargo, al ser consultado por El Tribuno, la autoridad local, no se animó a desmentir al jefe de ministros de Cristina Fernández de Kirchner. “Con ustedes no hablo porque me hicieron mierda”, dijo.
“Ustedes saben que esta reunión es por la problemática, supuesta problemática, de los límites. Los funcionarios vinieron a aclarar las dudas y también va a estar la gente de Bolivia...Desde los medios de comunicación, me refiero a El Tribuno, he sido muy cuestionado. Se cuestiona mi persona como responsable, de que yo he modificado los límites. Yo como intendente en el tema límites no tengo la facultad. Se ha dicho que yo pedí la instalación del hito pero no es mi competencia, pero si la cuestión social de la gente...Hay muchas cuestiones que son muchas mentiras y hoy es la oportunidad para evacuar todo tipo de dudas”, dijo Yanque el sábado en la Escuela Frontera Argentina.
Tras el discurso del Gobernador y de los cuatro ministros que llegaron a la zona aparecieron los reclamos de los cuatro primeros pobladores que pidieron la palabra. Reclamaron resguardar la integridad territorial de la Argentina y negaron estar trabajando en conjunto con el Gobierno. La exposición de los vecinos de Santa Victoria Oeste terminó abruptamente tras la interrupción del Gobernador: “Nos comprometimos a estar en el hito con las autoridades bolivianas”, dijo.
La instalación del nuevo hito el 28 de noviembre afectó la forma tradicional con la que se demarcaba el límite. Hasta esa fecha siempre se había respetado la división natural de las cumbres que separan la antigua finca salteña Santa Victoria, con la finca boliviana de Rejará. El hito dejó la naciente del río Santa Cruz en Bolivia, después de 90 años, tras dibujar una línea recta imaginaria entre los hitos Mecoya y Peña Orco, que significó la pérdida de alrededor de 600 hectáreas de territorio argentino.
“La erección del hito de referencia, se llevó a cabo a pedido de las autoridades argentinas de la zona”, dijo por escrito Capitanich en las respuestas que envía todos los años a los diputados de la Nación. El Tribuno le preguntó quién era el que no decía la verdad, si él, o el jefe de Gabinete. Yanque contestó: “Con ustedes no hablo porque me hicieron mierda”, dijo y se subió raudamente a su camioneta, custodiado de cerca por Alejandra Subelza. El ministro de Gobierno de la Provincia, Eduardo Sylvester dijo en la reunión del sábado que fueron las autoridades bolivianas las que pidieron poner el nuevo hito en el valle.
El intendente de Santa Victoria Oeste, Cástulo Yanque, igual que la empleada estatal Alejandra Subelza; su marido, el concejal Fernando Subelza e Ignacio Peloc promovieron las “ventajas” de pertenecer a Bolivia. Yanque había dicho en una reunión en el Grand Bourg que “conviene tener documentos bolivianos para cobrar los planes sociales de los dos países”.
El exconcejal en funciones durante la instalación del hito en 2013, Ignacio Peloc, oficiaba en los hechos de representante ante autoridades bolivianas al tramitar en su nombre la doble documentación de los vecinos afectados. Alejandra Subelza planteó la necesidad de registrar a las 17 familias en una comunidad originaria con personería jurídica boliviana, en la reunión comunal del 17 de marzo último.





PETROBRAS INVERTIRÁ 2.000 MILLONES DE DÓLARES EN EL SUR DE BOLIVIA

Expansión de España (www.expansion.com)

La empresa brasileña Petrobras invertirá más de 2.000 millones de dólares en la exploración de hidrocarburos en tres áreas en el sur de Bolivia, anunció ayer la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).
Las áreas que recibirán la inversión brasileña son San Telmo, Astillero y Sunchal, todas en la región sureña de Tarija, fronteriza con Paraguay y Argentina, informó el presidente de YPFB, Carlos Villegas, según un comunicado. "Estas tres áreas que están en el departamento de Tarija son de gran importancia porque los estudios que se han realizado arrojan buenos resultados de reservas (de gas). Se estima que Sunchal tiene un potencial de 1,68 trillones de pies cúbicos (TCF, por su sigla en inglés), Astillero 1,05 TCF y San Telmo 3,26 TCF", precisó Villegas.
La petrolera estatal indicó que su directorio autorizó la firma de contratos de exploración de gas en las áreas Astillero y San Telmo, mientras que el documento para Sunchal ya se encuentra en el Parlamento para su análisis y posterior aprobación. Según YPFB, estos contratos implican que la operadora realizará la inversión en exploración a "cuenta y riesgo propio", es decir que si no obtiene resultados asume el cien por ciento del riesgo de la pérdida de inversión. Pero si los resultados son favorables, la empresa conformará una "sociedad anónima mixta" con YPFB, que contará con una participación del 55 %, y ambas firmas asumirán las inversiones para el desarrollo de infraestructura de la zona.
Villegas destacó que en los últimos años otras empresas llevan a cabo tareas de exploración en distintas áreas de Tarija, entre las que mencionó a la española Repsol, British Gas y Petroandina, una firma participada por YPFB y la venezolana PDVSA.





¿QUÉ ES UN PARTO MULTICULTURAL?

Desde hace años se están instalando salas de parto interculturales adecuadas como si fuesen una vivienda en los hospitales. En ellas interactúan médicos y parteras con la intención de compartir conocimientos y de que las mujeres con reticencias a la medicina biomédica acudan a los hospitales a parir.

El Diario de España (www.eldiario.es)

El parto intercultural es una forma de parir a los hijos e hijas que tiene lugar en centros sanitarios pero respetando los deseos de las mujeres protagonistas, en este caso, pertenecientes mayoritariamente a la etnia aymara. En la atención al parto, se incorporan las personas que la madre desea que la acompañen (pareja, madre o suegra, otros hijos mayores…), además de la partera tradicional y, si es necesario, la matrona y el ginecólogo o ginecóloga. El proyecto ' Wawachaña: Partos multiculturales en el techo del mundo' de Medicos del Mundo nos acerca a esta realidad a través de las miágenes del fotoperiodista Olmo Calvo.
¿Por qué se promueve?
Porque los niveles de cobertura sanitaria del parto siempre han sido muy bajos en Bolivia, sobre todo porque no se conseguía que las mujeres indígenas acudieran a los centros de salud para parir.
Uno de los problemas es que las mujeres y hombres pertenecientes a los 36 pueblos indígenas poseen una concepción completamente diferente a la occidental en lo que se refiere al parto. Por eso, Médicos del Mundo en Bolivia ha venido instalando salas de parto adecuadas culturalmente en una de las ciudades intermedias más grandes del Departamento de La Paz, el municipio de Patacamaya, cuya población está compuesta por un 90% de aymaras.
En esta área también se encuentra el único hospital de toda la región, el Hospital Boliviano Español de Patacamaya, que es el lugar donde se han venido desarrollando gran parte de las experiencias de salud intercultural de esta región.
En 2008 se inauguró la primera sala con adecuación cultural, una zona que contaba con lo necesario para propiciar un “parto caliente”, tal como lo requieren las usuarias. Es decir, abrigado, privado, donde sus acompañantes -generalmente el esposo o la madre- también puedan descansar y preparar las infusiones o la alimentación para la mujer que ha dado a luz.
También se da la posibilidad de elegir la posición del parto, horizontal, vertical, con barras de sujeción, o en cuclillas. Todo esto con el objetivo de ofertar la libre elección de la posición, de tal manera que la mujer se sienta cómoda durante su parto.
A partir de entonces se impulsa la estrategia de atención con enfoque intercultural, promoviendo la participación de las parteras tradicionales de la zona, así como generando encuentros entre el personal de salud biomédico y las parteras.
Datos y cifras sobre muertes por parto en Bolivia
Aunque la mortalidad materna e infantil es un problema grave en Bolivia, hace una década la situación era considerablemente más crítica, algo que reflejaba la falta de atención y cuidados que pre y post parto que sufrían las madres. Todavía la pobreza en la que vive buena parte de la población boliviana, y especialmente las mujeres indígenas, tiene como consecuencia una alta morbimortalidad materno infantil, aunque los índices se han reducido en los último años. De hecho, mientras que en el año 2.000 el índice de mortalidad materna era de 420 mujeres por cada 100.000 nacimientos, en 2013 había bajado hasta las 190. Igualmente, el índice de mortalidad infantil era de 53 por cada mil nacimientos hace una década, mientras que en la actualidad se sitúa en 42.
El departamento de La Paz es, junto a Potosí, uno de los que registra mayores frecuencias de partos en domicilio, con porcentajes superiores al 55%. Cuando se efectúa la práctica de parto en casa, las posibilidades de intervenir en caso de problema son limitadas. El INE señala que las complicaciones postparto ocurren más cuando el parto es atendido a domicilio, con un 85% de fallecimientos frente a un 10% que ocurren durante los partos en el servicio de salud.
Parteras tradicionales
La partería tradicional no es un oficio alternativo; sino un trabajo de asistencia a las mujeres que es asumido por personas cercanas con experiencia, vocación y condiciones para hacerlo, sin necesidad de haber recibido una instrucción formal, con las limitaciones propias del conocimiento empírico pero con la ventaja de nutrirse de saberes y prácticas ancestrales transmitidas de generación en generación.
La partera es una autoridad reconocida y respetada por la comunidad. Muchas mujeres confían en sus costumbres y prácticas tradicionales. No solo se ocupa de los partos sino de las circunstancias que rodean a la mujer, desde ocuparse de los otros hijos o hijas a la alimentación o la limpieza.
Las parteras no cobran por sus servicios, unas veces porque las mujeres son muy pobres o simplemente porque es algo que se hace como favor, por solidaridad, por cariño o simplemente, porque no hay otra alternativa. La labor de las parteras es de facilitación; de proporcionar seguridad, confianza y cariño.
Ninguna técnica conocida por las parteras es invasiva y, generalmente, los procedimientos observados muestran delicadeza, consideración con el sufrimiento, respeto a las diferencias y decisiones de la mujer.





MINERÍA ILEGAL EN MADRE DE DIOS CON LOS DÍAS CONTADOS

El Peruano (www.elperuano.pe)

Informe Los plazos para erradicar la minería ilegal se agotan. En esa tarea, el Poder Ejecutivo cumple un trabajo que busca desalentar la dinámica de esta actividad ilegal que, según informes de los sectores involucrados en su erradicación, tiene presencia en 21 regiones, con énfasis en Madre de Dios, Puno y Cusco.
La decisión está tomada: no se cederá ni un centímetro a la minería ilegal, causante de daños irreparables al medioambiente y al país. En esa línea, el Ejecutivo presentó el martes al Congreso un proyecto de ley para establecer el control de insumos químicos usados en la ilícita actividad.
Este incorpora una disposición complementaria final al Decreto Legislativo Nº 1103 en la que se establecen medidas para el registro, el control y la fiscalización de los bienes que directa o indirectamente puedan ser utilizados por la minería ilegal.
La iniciativa precisa que las medidas también pueden ser de intervención, establecimiento de cuotas de comercialización, rotulado, exigencias administrativas y documentarias, orientadas a evitar un incremento mayor de esta actividad, que genera un elevado nivel de consumo de insumos químicos, en especial gasolinas, gasoholes, diésel y sus mezclas con biodiésel.
“Lo que ocurre en estas zonas revela que los volúmenes utilizados superan ostensiblemente lo requerido para el consumo doméstico, la actividad industrial y el transporte”, refirió el alto comisionado en Asuntos de Formalización de la Minería, Interdicción de la Minería Ilegal y Remediación Ambiental, Daniel Urresti.
Reveló que el 95% del combustible que ingresa en Madre de Dios es derivado a la minería ilegal, por lo que el Gobierno dicta medidas para controlar esta situación.
Cuotas de combustible
Informó que se organiza un equipo que –integrado por personal de la Policía Nacional y especialistas de la Sunat y del Osinergmin– se trasladará desde Lima y rotará cada 30 días para ejercer los controles en las zonas por donde ingresa el combustible en ‘La Pampa’, que ya han sido identificadas.
Adelantó que se establecerán cuotas de combustible a Madre de Dios, para que solo ingrese lo que se requiere. “Una vez que se complete la cuota no ingresará nada más.” Además, dicho control se hará por minería ilegal y no por tráfico de drogas.
Con las medidas dispuestas, agregó, se busca hacer menos rentable la actividad ilícita. “Traerán [combustible] de Brasil y Bolivia, pero será más caro para el minero ilegal.”
Respecto a las medidas de seguridad dispuestas para Madre de Dios, Urresti resaltó que después de muchos años un gobierno trabaja para restablecer el principio de autoridad.
El martes, en Mazuco, las carreteras fueron tomadas pese a que el diálogo con las autoridades locales y dirigentes está abierto. Por ello, los 1,800 policías desplazados hacia la zona intervinieron para reabrir la vía.
Urresti indicó que el principal problema en este momento son los piquetes de mineros ilegales que se están organizando. Son cerca de 2,500 personas que provienen de ‘La Pampa’ y de otras zonas; calculó que el 85% no es de Puerto Maldonado.
Advirtió que estos grupos utilizan como estrategia la amenaza a los negocios y a los mercados para que no abran sus puertas, pero aclaró que no hay desabastecimiento.
Sin ampliación
Ante la posibilidad de que pueda agudizarse la tensión en la zona, debido a que este sábado concluye el plazo para la primera etapa del proceso de formalización de la minería informal, sostuvo que ya se dispuso el traslado de 1,000 policías y 600 miembros del Ejército adicionales.
El Gobierno recalcó que no se ampliará el plazo en la etapa de formalización de la minería informal que vence, en forma definitiva, el 19 de abril. Al día siguiente empezará la fase de saneamiento y el Estado les brindará la asesoría necesaria para culminar con éxito todo el procedimiento.
Por último, Urresti informó la realización de un Consejo de Ministros Descentralizado en Madre de Dios y la pronta instalación de una comisión multisectorial que trabajará proyectos de desarrollo para ser discutidos por el Ejecutivo. (Gabriel Valdivia)
Golpe en ‘La Pampa’
Daniel Urresti señaló que el jefe del Estado, Ollanta Humala, ha dispuesto que se garanticen todos los medios logísticos para “desaparecer” la minería ilegal que opera en la zona denominada ‘La Pampa’, donde “50,000 hectáreas se siguen depredando”, a lo largo de 18 kilómetros.
Enfatizó que la orden es directa y que no se negociará en este tema: la minería ilegal en esta área de Madre de Dios debe desaparecer.
Subrayó que tiene lista una estrategia para erradicar la minería ilegal en esta zona antes del período previsto, y recalcó que se reforzará la lucha contra los “financistas” que tienen 2 millones o 3 millones de dólares para comprar maquinaria que es utilizada en la extracción ilegal del oro.
INVOCACIÓN
El defensor del Pueblo (e), Eduardo Vega, invocó a los representantes del Ejecutivo a convocar a las autoridades de Madre de Dios –que se encuentran en Lima– para exponer sus propuestas y encontrar una solución a la paralización de las actividades en esa región. Lo hizo mediante un oficio enviado al presidente del Consejo de Ministros, René Cornejo.
Entretanto, la Comisión de Energía y Minas del Congreso aprobó ayer por mayoría la incorporación de la quinta disposición complementaria final del D. Leg. N° 1103.
Reacciones
“La minería ilegal tiene más de 30 años y produce un impacto terrible en la ecología, situación que no se puede permitir.”
Carlos Aramburú
Especialista en temas de minería y comunidades
 “Hay preocupación por los niveles de afectación del paro en la región Madre de Dios [...] por el bloqueo de carreteras.”
Guimo Loaiza
Jefe de la Oficina Defensorial de Madre de Dios